El uso básico de los espejos, en la mayoría de los casos, es el de reflejar nuestra imagen con diferentes fines.  En los espacios  los utilizamos para ampliarlos, reflejar vistas agradables, muchas veces en las entradas de las casas,  sin embargo, debemos de  tener cuidado a la hora de colocar un espejo.

Les quiero expliar el uso de los espejos en diferentes culturas, algunas  culturas antiguas afirman que los espejos reflejan la “el alma” pudiendo mostrar su verdadera naturaleza. Esto ha  contribuído  a las leyendas sobre los vampiros y los demonios que no se reflejaban en los cristales ya que no tenían alma que reflejar.

En la religión judía  cubren todos los espejos en una casa donde alguien ha muerto mientras  la familia realiza el Shiv’ah (el período de luto de siete días).  Se dice que si los espejos no están cubiertos,  el espíritu del difunto puede quedar atrapado en alguno de los espejos siendo incapaz de pasar a la otra vida.

En otras culturas van más allá, afirmando que los espejos deben ser cubiertos por la noche mientras la gente duerme en la casa, para asegurarse de que el alma del soñador no quede atrapada en uno de ellos.

En la cultura serbocroata, en ocasiones un espejo es enterrado con el muerto, para evitar que el espíritu deambule y protegerlo de los malos espíritus.

Recuerdo que cuando era pequeña, en mi casa se cubrían los espejos cuando moría algún familiar o incluso cuando habían grandes tormentas tropicales, mi abuela siempre decía que los espejos atraían a los rayos y con ellos las desgracias familiares.

También los  espejos son considerados como portales. En su nivel más básico, se dice que son la entrada y salida de energía espiritual y  portales hacia otras dimensiones. Los portales se consideran como agujeros o “ventanas” de campos de energía que rodean a los reinos espirituales y dimensionales.

Según el Feng Shui, con ellos se puede dirigir el flujo de energía QI o CHI (energía sutil)  hacia aquellas zonas en las cuales se ha estancado. Por ello se recomienda tenerlos en casa o en su lugar de trabajo para ayudar  a dirigir la energía a las zonas donde hace falta, como rincones oscuros y pasillos.

Los espejos sirven para reflejar, desviar y reducir la circulación de energía.   Los asesores de  Feng Shui, solemos utilizar los espejos para rescatar áreas ausentes en las zonas del Ba Gua, activar la energía en áreas débiles, ampliar espacios, multiplicar imágenes, objetos o símbolos.

Colocar un espejo siempre debe tener un sentido, los espejos son herramientas que, bajo su efecto refractivo, deben reflejar claridad mental, cualidad que se deriva del elemento Agua, al que pertenecen los espejos.

Siempre recomiendo evitar el uso de los espejos en el dormitorio, donde pueda reflejar la cama, incomoda el sueño, creando insomnio.  Tambien se debe de envitar colocarlo al fondo de un pasillo porque multiplicaría su extensión.

Muchas personas que practican el feng shui recomiendan colocarlo en las puertas de los baños y muchas veces nos equivocamos colocándolo del lado de afuera de la puerta o parte exterior, deberá colocarse en la parte interior de manera que la energía del baño se quede dentro del mismo.

En muchas ocasiones lo colocamos frente a la puerta de entrada de la casa,  reflejando la puerta de entrada y a las personas que entran y salen, esto no es aconsejable, si quieres colocar un espejo en tu entrada o distribuidor, deberás colocarlo en el lateral de la entrada, nunca deberá reflejar la entrada de la casa.

Hay muchas otras maneras de colocar y evitar los espejos, pero siempre mi recomendación es la misma:  “Evita el uso excesivo de espejos en tu casa y trata siempre de colocarlos en el lugar correcto”